APAS muestra caminos para que los asociados superen desafíos en el e-commerce

Webinario reunió a especialistas y gestores de supermercados de São Paulo para presentar soluciones ante el aumento en la demanda en ventas online

La pandemia está afectando a todo el sector minorista y el ambiente digital es el refugio de los consumidores frente al aislamiento social. Hoy, uno de los mayores desafíos operacionales para los supermercados es el e-commerce. Para brindar información y conocimiento a sus asociados, la APAS reunió a especialistas y gestores de supermercados en un webinario centrado en soluciones y sugerencias para la inmersión de la empresa en el universo de las ventas online.

La demanda a través de las ventas online es crucial para que los supermercados tengan presencia digital y, según Fábio Veras, director de TI en Nagumo Supermercados, es necesario que el e-commerce tenga una estructura alineada con la de la tienda física. Por otro lado, comprar alimentos perecederos por Internet siempre ha sido un trabajo de educar al cliente. “El consumidor está aprendiendo a comprar online el producto ‘in natura’ porque el trabajo de aculturación se ha acelerado. Tenemos un gran volumen de nuevos clientes probando el proceso de compra por Internet”, dijo Paulo Farroco, CIO de Carrefour.

Para Erlon Ortega, director de Serve Todos, la demanda de las tiendas localizadas en el interior del estado de São Paulo por compras online creció un 400% después de la pandemia. “El e-commerce tenía poca demanda por la movilidad fácil. De ahora en adelante, quien no tiene e-commerce necesita crear el suyo, y quien ya tiene presencia online debe pensar en cómo mejorarla”, sostiene.

Comportamiento digital

El cambio de perspectiva ante el aislamiento social ocurre tanto para las tiendas como para el consumidor y, en este escenario, ambos se preparan más rápidamente. Según Júlio Baião, especialista en e-commerce, estamos ante un nuevo modelo de relación entre el consumidor y el supermercado. “Al entrar al ambiente digital, lo ideal es comenzar lentamente, atendiendo al consumidor por teléfono, WhatsApp, siempre que no sea en persona”.

 

En opinión del director de Serve Todos, Erlon Ortega, la entrada al e-commerce debido al nuevo escenario de demanda en compras online también trae algunos beneficios para todos los tamaños de tiendas. “Cualquier e-commerce requiere que la operación tenga control de stock, ya que el consumidor tiene acceso al realizar el pedido. Además, los clientes de mayor edad se sienten conectados cuando realizan una compra online, especialmente en ciudades del interior”, afirmó.

Uno de los pilares del e-commerce es la calidad, ya que las expectativas y la experiencia del cliente se hacen realidad cuando los artículos llegan a su hogar. “Si esta experiencia de compra online no cumple o falla de alguna manera, frustrará al consumidor”, explicó el director de TI en Nagumo, Fábio Veras.

Vea el webinario completo de la APAS titulado ‘E-commerce y los desafíos operacionales frente a la COVID-19’ haciendo clic en este link.