Supermercados adaptan estrategia para adecuarse a la LGPD

La Ley General de Protección de Datos garantiza derechos de los consumidores y los supermercados deben aprovechar para cualificar su base de clientes

Los supermercados están cada vez más activos en el ambiente digital, recopilando datos fundamentales para que la experiencia de compra sea lo más positiva posible para el consumidor. Toda la información sobre cada cliente aporta insights para las empresas y oportunidades de compras cada vez más personalizadas para el consumidor.

Para proteger los datos del consumidor en Internet fue creada, en 2018, la Ley General de Protección de Datos (LGPD). Y para evitar que las operaciones supermercadistas se vean sorprendidas por la aplicación de las normas, el blog APAS Show conversó con el abogado Marcelo Fattori, socio de Germano de Lemos Advogados y especialista en LGPD. Según el profesional, se trata de una compilación de normas de protección de datos personales y el comercio minorista precisa usar esos datos para desarrollar inteligencia de mercado.

Uno de los principales objetivos de la LGPD es mostrarle a los gerentes que cuanto mejor sea la calidad de la captura de datos, mejor para ambos. “La ley incentiva el desarrollo de tecnologías y propone un ambiente más saludable para todos. No todo lo que se recolecta es necesario. Captar datos por la falsa premisa de que ‘cuanto más mejor’ puede generar más costes”, dijo Fattori.

Datos X Privacidad

A pesar de que hoy en día las herramientas facilitan la recopilación de datos, existe la necesidad de ‘limpiarlos’ a partir de reglas diseñadas para evitar abusos. “La posibilidad de tener cada vez más información sobre el consumidor no mejora el negocio por sí solo. Se necesita una estrategia para entender las intenciones del cliente con el supermercado”, explicó el abogado especialista en LGPD.

Según Farttori, la mayor contribución que la LGPD trae para el consumidor de los supermercados es una mayor protección con relación a la privacidad y la garantía del derecho constitucional de proporcionar datos a quien él quiera. “Esta Ley le garantiza al ciudadano el derecho de decir sí o no sobre la entrega de sus datos y de rastrear dónde se trata su información y saber si alguna empresa pasó esos datos para otra”, resumió.

Base de datos

Aunque esta ley fue creada para contribuir al funcionamiento de las organizaciones, hay algunos obstáculos que los supermercados tendrán que resolver, como las operaciones que guían el modelo de negocio basado en informaciones sobre el consumidor. “Esta no siempre es la mejor opción, ya que la LGPD le da al consumidor el derecho de revocar el uso de sus datos y esto puede tener un impacto en la operación”, señaló Marcelo Fattori, socio de Germano de Lemos Advogados.

Para él, los supermercados deben tener una estrategia para identificar cuáles son los datos importantes y entender la razón para tenerlos, ya que cada empresa tiene su propia realidad. “La adecuación a la LGPD debe realizarse de arriba hacia abajo. Los líderes y sus colaboradores deben tratar la Ley General de Protección de Datos como una concientización continua, ya que genera impactos como pérdida de posesiones y fuertes multas, además de empañar la reputación de la empresa”, completó el especialista.