Pérdidas en supermercados llegan a casi R$ 7 mil millones en 2018, según investigación

ABRAS registró un total de R$ 6,7 mil millones en pérdidas generales el año pasado, lo que representa alrededor del 2% de la facturación del sector

La rotura de stock fue el principal villano de las pérdidas en los supermercados en 2018, respondiendo por el 40% del total, según la investigación anual de la Asociación Brasileña de Supermercados (ABRAS). Las otras causas fueron hurto externo (20%), error de inventario (13%) y hurto interno (7%). En total, el sector supermercadista sumó pérdidas por R$ 6,7 mil millones en 2018, un aumento del 0,7% con respecto al año anterior.

Entre las categorías con la mayor tasa de desperdicio se encuentran: refrescos, cervezas, carnes, pilas/baterías, chocolates, quesos, desodorantes, aceite y jabón en polvo. Ya la causa más común de pérdidas y desperdicios de productos perecederos es la fecha de validez, con un 37%. Las condiciones inadecuadas para el consumo aparecen en segundo lugar, con un 30,3%.

Cadenas invierten para reducir pérdidas

Según el estudio de la ABRAS, las pérdidas que tuvieron las cadenas en 2018 representan casi el 2% de la facturación bruta del sector, que alcanzó los R$ 355,7 mil millones el año pasado. Para revertir esta situación, Coop invierte en capacitación de empleados y auditorías estandarizadas para un mayor control. “La reducción total de pérdidas en este sentido fue de R$ 16 millones”, dijo el Coordinador de Gestión de Pérdidas de la cadena, Geraldo Gomes.

Otro ejemplo de métodos de control de pérdidas viene de la cadena Veran. Se realizan auditorías semanales en el inventario de las tiendas para minimizar la situación. “Este control, en un período de tiempo más corto, permite identificar las causas de la pérdida”, dijo el presidente, Sandro Benelli. Según el ejecutivo, el porcentaje de desperdicio de toda la cadena responde por, aproximadamente, el 1,93% de la facturación bruta y su objetivo es reducir 1,65%.