Inteligencia Artificial automatiza la gestión de supermercados

Herramientas como RUB y Sara, basadas en IA, así como el aplicativo WhatsApp agilizan
operación

Los supermercados brasileños están cada vez más conectados y la Inteligencia Artificial puede ser utilizada como diferencial por las empresas del sector. Uno de los ejemplos de herramientas de automatización de las operaciones en las tiendas es el “RUB”, creado por GIC Brasil.

El sistema RUB funciona mediante el reconocimiento de imágenes de góndolas y estantes en los puntos de venta, con la automatización capturando el patrón a partir de algoritmos. Las imágenes en tiempo real facilitan la identificación de fallas en la operación y ofrecen soluciones de forma más rápida.

Después de identificar posibles incorrecciones en ofertas o reposición de productos en las tiendas, el sistema RUB consigue diagnosticar la situación y encaminar las tareas necesarias al gestor. Además, el nuevo sistema de GIC Brasil permite administrar stocks y plazos de validad de los productos con mayor precisión.

WhatsApp inteligente en Walmart

Otra forma de automatizar la operación con Inteligencia Artificial ocurre cuando el propio sistema del supermercado tiene autonomía para enviar mensajes con datos e informaciones a los gestores, a través del aplicativo WhatsApp. El software Sara, desarrollado por Senior Systems, es la materialización de ese objetivo y en la gestión de supermercados responde preguntas sobre ventas, stock y cuentas a pagar, todo a través del aplicativo.

Incluso Walmart ha adoptado el aplicativo de mensajes más famoso del mundo en su operación en México. La cadena local Superama, administrada por Walmart, está recibiendo pedidos de compras por WhatsApp. Los consumidores pueden enviar fotos de una lista de productos o enviar mensajes con los artículos descriptos para que la tienda realice la entrega.

Este servicio, por cierto, se puede hacer en un plazo de 90 minutos por el precio de US$ 2.55, o en plazos más largos por US$ 2.03. Las opciones de pago incluyen efectivo y tarjeta y, además, el usuario puede elegir entre hacer el pedido a través del app del supermercado o de la web de la empresa.