Ventas en línea en los supermercados pueden evolucionar si los consumidores tuvieron más informaciones sobre los productos en oferta

Brasil y los Estados Unidos presentan, respectivamente, el 2% y el 3% de la tasa de ventas en línea en este sector. Especialista de Simplus apunta a la carencia de informaciones sobre los productos

Brasil todavía tiene una gran capacidad para explotarse en el campo de las compras en línea del supermercado. Mientras que casi el 90% de la población visita las cadenas para reabastecer sus hogares, sólo el 2% de los brasileños eligen la internet para volver a llenar la despensa.

Los números son resultado de un estudio de la Asociación Paulista de Supermercados (APAS) en colaboración con la institución, Ibope Inteligência, en 2018. De acuerdo con Wellington Machado, Director Ejecutivo de Simplus, empresa especializada en sistemas de venta al por menor, la carencia de información es la principal encrucijada para el crecimiento del supermercado en el comercio electrónico (o e-commerce).

Hoy en día, el mayor desafío del sector de supermercados es llevar la misma experiencia que el consumidor ha adquirido en la tienda física al portal o a la aplicación de la marca. Por eso, las principales cadenas de Brasil se reunieron en la sede de APAS para encontrar formas de impulsar la potencia de las ventas en línea.

De acuerdo con el Director Ejecutivo de Simplus, el principal obstáculo de las cadenas en la internet es identificar los productos a los que al consumidor le interesan y traer las informaciones sobre cada uno de ellos como por ejemplo origen, si es orgánico, etc. “En una experiencia digital, cuando el consumidor busca por productos orgánicos, quiere estar seguro de la calidad,” explicó Machado.

Enfoque en las ventas en línea

En la actualidad, un supermercado tiene una mezcla de cerca de 40 mil artículos y llevar ese volumen al ambiente en línea no es una tarea fácil. Sin embargo, con la ayuda de la tecnología y de las herramientas específicas, es posible mejorar la experiencia digital del consumidor. Y la inversión en la digitalización de los datos puede ser la respuesta.

Se puede llevar a cabo esa tarea basada en dos frentes: en el recibimiento de los productos, cuando se pueden captar las informaciones del embalaje por un software; y el acceso a la ficha técnica de la mercancía. En una encuesta llevada a cabo por la empresa consultora, Bain & Company, en colaboración con Google en los Estados Unidos, se confirmó que el supermercado es la primera elección para 68% de los participantes si tuvieran que hacer una compra en línea. De los que respondieron, el 4% eligió un mercado exclusivamente digital y el 11% decidieron por marcas omnicanales.

Para fomentar los números de transacciones en línea, tanto en Brasil como en el extranjero, Wellington piensa que es necesario ofrecer información validada y desmembrar mejor la oferta. “Hoy en día, la venta al por menor consigue entender bien la demanda de su cliente debido a los programas de fidelización. Su cliente puede usar esa identificación combinando el conocimiento en relación con el cliente con el del producto que busca,” complementa el Director Ejecutivo de Simplus.

teste